Alvarito de Luna: “Me decanto por los bares; mientras más chicos, más feos y más peste huelan, mejor”

Por Nuria Sánchez

Fotografía: Jasama Photo

Nunca entenderé cómo logran los buenos periodistas conseguir la entrevista de sus vidas, con sus correspondientes tres y cuatro meses de antelación de plena lucha con representantes, y que luego, lápiz al suelo, grabadora a su sitio y beso de cortesía, salgan del recinto, crucen la calle y olé: “Todo ha sido comoesperaba, de ahí tanto tiempo luchando por mantener esta conversación encorsetada”. Qué guay todo. Qué satisfacción. Qué realización. Ya lo dijo algún maestro un día al levantarse con el derecho: “Con constancia y esfuerzo, todo termina pasando tal y como tú quieres que pase”.

Pues no. Yo, cuando entré por la 116 del hospital San Agustín, de Dos Hermanas (Sevilla), no tenía ni la más remota idea del color de ojos que tenía Álvaro. Es más, de sus apellidos no sabía ni las iniciales. Pero ahí estaba el chico, y ahí estaba su guitarra. Habíamos quedado la semana anterior para hablar de música. De la que él hace y de la que admira. Incluso, dedicó algunas palabras a la que evita. Aunque la vida ya saben cómo es de perra: siempre termina escuchando una más de la cuenta y transcribiendo frases elementales.

Pero voy a ser ordenada. El motivo que me llevó a Alvarito de Luna – como se le reconoce artísticamente en el mundillo -, fue un amigo en una de esas tardes en las que, como periodista, se encuentra una entrenando los sentidos. Fue ponerme en contacto con Alvarito y obetener la respuesta inesperada: Nos vemos cuando quieras, Nuria, tú mandas. Y, a partir de ahí, todo funcionó sobre la marcha. Ya estábamos quedando para vernos en un par de días como mucho. Aunque, como siempre, algún incoveniente tiene que existir en la entrevista de tu vida: Alvarito se encontraba ingresado y no podría salir del hospital hasta pasados unos días ¿Problema?

_¿Te importaría hacer la entrevista en el hospital?… Podría desplazarme…

_ Espera, te mando ubicación

Y yo ya estaba en el andén número 9 de Santa Justa camino del encuentro.

Madrugué como nunca, eran las 10:40 de la mañana cuando encontré la habitación y tiré del pomo.

Transcripción entrevista

Quién es Álvaro

Pues Álvaro es un chaval de veinte años que está pirado, tío… La verdad, yo me considero una persona que, no es que esté como una puta cabra, pero que muestra bastante interés por cosas diferentes a las cosas que el resto de personas dedican su tiempo. Me gusta todo lo que engloba a las diferentes disciplinas del Arte…Me apasiona…Amanezco escuchando música y me duermo con música. Me duermo con música clásica, comienzo el día escuchando Funky, sigo con Jazz…Me da igual, lo que me gusta es la buena música. Por otra parte, escribo. No sólamente escribo canciones, sino también escribo poesía. Me gusta leer poesía, pero no tanto como escribirla. Es cierto que me gusta leer a los que me gustan, pero creo que me decanto por la escritura porque considero que tengo muchas cosas que decir, sobretodo, y tanto por lo que quejarme que, claro, de alguna manera lo tengo que hacer… De ahí que me desahogue a través de la música, de la poesía o…. puf… yo que sé… Muchas veces componiendo… Muchas veces compongo para otra gente que me pide temas, o produciendo, que también es algo que me llama mucho la atención. Esto último simplemente porque es algo que me llama mucho la atención.

En ese sentido…Bueno, estudias comunicación…¿No crees que la comunicación con la música tiene bastante que ver?

Sí, claro, tiene toda la relación. Yo entré en comunicación audiovisual porque mi madre se puso muy pesada con el tema de que quería que estudiase y tal, como es normal, nunca le quitaré la razón… También lo hice por tener algo seguro el día de mañana porque, precisamente – volvemos a la música – , la música es efímera. Lo mismo pegas el pelotazo durante tres años y, luego, se acabó. Por eso defiendo que es muy importante la formación profesional, ya sea en forma de una carrera universitaria, ciclo formativo, grado, módulo… La importancia de tener formación, en mi caso, la relaciono con que soy una persona bastante curiosa…Me gusta saber de todo… Es decir, toda la información que yo pueda abarcar es algo que valoro mucho…En definiiva, me apasiona la formación por el simple hecho de que practicándola llego a sentirme bien y agusto conmigo mismo. Sin embargo, prefiero saber de todo un poco. Los expedientes académicos no es un tema que me preocupe. Ni nunca lo fueron. Creo que nunca lo serán.

¿Y el nombre artístico de dónde sale?

Álvaro de Luna es mi nombre completo. Curioso, sí. De Luna no es un apellido demasiado común. Y Alvarito es porque siempre he sido muy bajito y siempre se han dirigido a mí como Alvarito y no como Álvaro…. (Nuria, entre risas, le dice: si tú eres bajito, yo ni te cuento…Ríen ambos)… Es decir, ¿mis amigos?, yo soy el más bajito de ellos… No es que esté con un equipo de baloncesto, pero que no es que sea yo de los más altos… Mis abuelos y mi familia en general siempre Alvarito, Alvarito, Alvarito…Y Alvarito se quedó hasta hoy.

Antes me comentabas que tiras de música clásica para dormir, que te levantas con Jazz, Funky, pero… ¿Existe algún género musical que te esté influenciando o te haya influenciado a la hora de componer tu música?

Hablando claro, yo he mamado Flamenco por un lado y Rock inglés y Reggae por otro… Y eso a mí me ha influenciado. Tú a mí me preguntas: ¿qué tipo de música haces, te consideras flamenco? y, bueno, he mamado flamenco, pero no soy flamenco… La música que yo hago no es flamenco, es una fusión de diferentes estilos que me gustan. El no estar encasillado pienso que es algo importante para todos los grupos de música, practiquen el género que practiquen. Creo que un grupo de Rock que sólo hace Rock y que tiene 25 discos de Rock, pero que los 25 son iguales, al fin y al cabo, termina separándose o su público pasa a no hacer la misma demanda que hacía anteriormente de su música. Que un grupo consiga sorprender al resto, independientemente de los años que lleven encima de los escenarios, creo que es el mayor logro que puede tener un artista. Tengo que decir que sorprendernos a nosotros mismos es igual, o más, importante. Entonces, yo tampoco sabría definir mi estilo…

Tienes hoy 20 años… ¿Hace cuánto comenzaste a tomarte en serio la música?

Es con 17 años cuando comienzo a tomarme en serio esto de la música. Siempre he cantado, he hecho mis cosas…Pero más que nada relacionadas con escribir…Como te he dicho antes, escribía mis cosillas, que luego me servirían para abrirme paso como cantautor.

¿La música de un cantautor es poesía?

Sí, pero ocurre que la poesía que yo escribo siempre no es la poesía que utilizo para mis canciones…Vayamos por partes: Yo empecé a tomarme en serio la música porque tuve una serie de problemas, me sentía muy mal, tuve una especia de crisis emocional y, entonces, decidí alejarme un poco del ámbito familiar y ver las cosas desde otra perspectiva. Resulta que conocía a una serie de personas que me aportaron cosas muy positivas. Aprendía a tomarme la vida de otra manera. Por ejemplo: el estar aquí hoy y ya llevar cerca de una semana (ingresado en el hospital) tiene sus cosas positivas: no fumar, no tener que hacer la cama (risas)… De ahí que en todas mis canciones siempre haya mensajes positivos. Debemos sentirnos agusto con lo que hacemos, muy pocas cosas aportan más felicidad que el sentirnos realizados en todos los aspectos que configuran nuestra existencia. Me da igual morirme de hambre si voy a ser feliz. En definitiva, la circunstancia que me movió al mundo de la música es que me vi jodido y me refugié en él. Le doy demasiado cabida en mis letras a los mensajes positivos porque la vida es muy corta, Nuria… El lunes. que estaba tomando una cerveza con mis amigos, no me iba a imaginar ni por asomo que el martes iba a estar aquí ingresado…

¿Crees que la música del profesional debe actualizarse bien para conservar al público que ya tiene o bien para abarcar a más público? ¿Eso no es venderse? ¿Actualizarse no podría ser sinónimo de venderse?

No estoy de acuerdo. En primer lugar, creo que cualquier músico, haga la música que haga, tiene una base, una esencia, una razón de ser. Algo que nunca modifica. Por ejemplo, Kiko Veneno, que hace un Rock andaluz muy guay, cosa que mantiene, y con el paso de los años su música es diferente… Pero más que nada porque el músico tiene que ir adaptándose a la gente. Hoy día no se escucha música medieval, no es algo normal… Sin embargo, sí que existe todavía el canto gregoriano…Otro: El Cigala, profesional que me flipa, creo que es uno de los flamencos más puros, con uan voz peciosa, y los últimos discos los sacó con Bebo Baldés en una fusión de flamenco con blues. Flamenco eres, es tu género, lo que ocurre que innovas porque piensas que puedes llamar la atención y llegar a unn público más amplio… Es que, hoy día, de lo que vive un artista es de las actuaciones…

¿Has pertenicido a alguna banda o grupo de música antes de verte componiendo tus propios temas en solitario?¿Concibes tu música futura formando parte de algún grupo o te quedas con el solista cantautor que llevas dentro?

Mmmm… En el pasado no. Pero ahora amismo acaba de comenzar con un grupillo que se llama El sonikete trapalero… Esto sale de que en Jerez, más o menos por febrero del año pasado, dieron un concierto El Canijo y Juanito Makande en la Sala Barco y me invitaron a subir al escenario para cerrar el fin de fiesta y, al bajar, conocí a dos chavales de Algeciras: David Sanz y Lucas Sanz, los cuales tocan la guitarra que es de locos, son gemelos y se compenetran que es una burrada… Es una locura como tocan esos chavales…Y, bueno, después de hablar de música, me dijeron que les gustaba mi rollo y concertamos cita para el día siguiente. Al poco tiempo, El Canijo de Jerez daba un concierto en Sevilla y me puse en contacto con ellos. Desde entonces, vamos haciendo nuestras cosillas… Ahí comenzó todo.

Un cantante al que admires…

Existe un cantante que me gusta mucho, El Kanka, que hace poco sacó un tema que dice: “Prohibidores a prohibir, y nosotros a desobedecer“… Me parece un mensaje brutal. En esta vida se está llegando a la prohibición extrema, y sin frenos además: Si fumas, mal; si bebes, también mal… ¿Qué tienes que hacer para hacer las cosas bien? ¿Cómo te tienes que vestir? ¿Cómo te tienes que comportar? ¿Qué tienes que estudiar?

Háblame del intrusismo laboral en tu profesión

Existe intrusismo laboral, sí. El tema radica en que hay que gente que llama música a algo que no es música. Están los que comparan el Rap con Reggaeton, o con la música electro latina ésta…. Verás, no me gusta meterme con nada ni criticar nada, pero que a eso lo llamen música…Es decir, qué mérito tiene que yo cante tal y como te estoy hablando a ti ahora mismo y, por meterle un autotune, parezca que estoy cantando como un ángel celestial… El Rap para mí es poesía, y yo no es que escuche mucho rap. Lo considero muy valioso porque hay que tener la capacidad asombrosa y una mente muy versátil para escribir de esa manera, pensar de esa manera… Y ya no te hablo de los raperos que se suben a un escenario a improvisar… Volviendo al intrusismo, todo el mundo tiene derecho a cantar, pero no todos hacen música.

¿Has sido por completo autodidacta o has tenido formación musical?

He sido autodidacta (se ríe)

¿Por qué te ríes?

Porque me apunté con ocho años a tocar la guitarra y hasta los 19 no he aprendido. Y no porque me haya enseñado nadie.
Yo, por ejemplo, no sé las notas que toco, es decir, sé dónde tengo que situar los dedos, pero toco a oído. Otra cosas que creo que está fatal en el sistema de aprendizaje de tocar una guitarra, es que nada más comienzas se esfuerzan por enseñarte a puntear… Lo que hace Paco de Lucía en su “Entre dos aguas“…. Pero, en qué cabeza cabe … Lo que yo haría sería enseñar primero las escalas para que se sepa más o menos ubicar los sonidos y, una vez que se sabe esto, las notas musicales. Por lo menos para adquirir una base que te permita luego desarrollarte. Yo aprendí con mis colegas este verano en la playa, y memorizando y repitiendo una y ora vez ha sido como he ido evolucionando. Una vez que ya tenía memorizadas algunas composiciones, improvisar. No me considero un profesional, ni muchísimo menos…Pero, mira, yo aprendí a tocar la guitarra porque, aparte de que me llamaba mucho la atención, yo dependía también de gente a la hora de componer mis canciones y demás, paritiendo de la base de que yo comencé a componer imaginándome la música que yo quería que sonase sin tener ni idea de notas musicales… Entonces yo tenía que cantar y, conforme el guitarrista iba tocando, yo decirle: oye, mira, así no me gusta, que suene un poco más tal… Y yo veía que eso era un método muy poco factible. Decir que a mí la percusión siempre me ha flipado, no me considero percusionista, pero es algo que me encanta. También me llama mucho el bajo y el piano, estoy ahí a ver si me pongo con ello. Ludovico es para mi persona uno de los mejores pianistas que existen, del mundo digo… Un tío que te transmite tanto con sus canciones…Utiliza piano, de vez en cuando alguna percusión rollo timbal, y violín.

Si tuvieras que elegir entre los que transmiten sin cantar del todo bien o los que cantan bien a secas… ¿Qué me dirías?

Yo prefiero a los primeros que a los segundos. Me es insignificante que alguien tenga la voz más guapa del mundo, puede haber quinientos como tú, pero que transmitas con lo que cantas…Hay radica la diferencia. Lola Flores por ejemplo…Hablan de ella como la Faraona… Yo creo que Lola Flores transmitía más que cantaba…Es más, podría incluso decir que fue bailaora más que cantaora. Pero era una mujer que se comprenetraba tanto con su público… El Canijo de Jerez no tiene una voz portentosa, pero lo que ese tío crea encima de un escenario es algo brutal…Algo mágico, de verdad.

Aunque supongo que son muchos los que te apasionan, ¿resaltarías a alguien dentro de la música?

Me fascina mucho Jimmy Hendrix (silencio, no hacen falta más palabras)

¿Te quedas con los conciertos a lo grande o con la intimidad de las pequeñas salas?

Me decanto por los bares; mientras más chicos, más feos y más peste huelan, mejor. Me gusta el espacio reducido porque, combinándolo con la música adecuada, te hace llegar más fácilmente al público. Esto coincide con Yo como espectador, prefiero los conciertos en salas pequeñas.

Y si pudieses vivir algún día de esto…

Yo, te lo digo de verdad, si pudiese vivir de esto, no buscaría vivir como un rey…Sino como una persona que puede vivir de una determinada manera para compartir lo que vive con los demás. Más que que la gente me deje la pasta, con cada composición busco que en la puesta en esecena se consiga esa magia entre el cantante y su público, esa magia por la que abogo. Prefiero hacer mis concierto con entrada libre. Me gustaría tocar por Sevilla, en ese sentido estoy comenzando a moverme. Ahora me encuentro grabando una maqueta. Mi fin es mover esa maqueta por diferentes sitios para que, en el mejor de los casos, me vea en un futuro tocando en ellos. Y sí que me gustaría, porque me da pena tener más bolos fuera que en mi propia ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s